Salsas

Todas las salsas  de The Smiling Cook han sido desarrolladas según los siguientes criterios: fácil almacenaje, fácil manejo, reducción del envasado y calidad constante:


1. Listo para usar

2. Conservación: una larga vida sin frío gracias al proceso de esterilización durante la preparación de nuestras salsas. Mantener en frigorífico después de abierto.

3. Uso: calentar las bolsas cerradas en el microondas, horno a vapor o agua caliente.

4. Una vez caliente, las salsas se mantienen bien al baño maría. Si existiera evaporación al baño maría, sólo habría que añadir agua o leche. Nuestras salsas pueden ser congeladas.

5. Envase: bolsas de 1 kilo con una especial resistencia al microondas, 6 x 1 kilo por cartón. Tras el uso hay una merma mínima.

6. Se pueden combinar y personalizar las distintas salsas.